Pasar al contenido principal

Una vida entre dos archivos. Cecilia Expósito, estudiante de filología

Por: Reynaldo Lastre
Vie, 05/04/2019 - 06:16

El documental AdoleCe, de Daiyan Noa, cuenta los dilemas y tensiones de una joven adolescente frente a su futuro universitario. Se trata de un trozo de vida real, con escenas documentales muy interesantes rodadas al interior de diferentes escuelas habaneras.

La contraparte del espacio escolar se divide entre la casa, la calle y el cementerio, con excepción de algunas cafeterías y clubes nocturnos. La composición familiar de la adolescente Cecilia tiene como centro a la madre (Claudia Expósito) y a su pequeño hermano. El padre de Cecilia, aunque vive en el exterior del país, mantiene comunicación estrecha con ella, compartiendo sus alegrías y sus desvelos.

La primera impresión que me deja el documental es la aparente desconexión entre el mundo idílico de Cecilia (que se imagina como diseñadora gráfica en un futuro profesional) y su esfuerzo personal para lograr ese objetivo. A pesar de que su familia persevera en transmitirle conocimientos (a través de la poesía, en el caso de la madre; a través de la historia, en el caso de la abuela), no alcanzo a ver una motivación real sobre la responsabilidad de los estudios en ella misma. Cecilia pasa tiempo caminando por el bosque del Almendares o por el cementerio, viendo televisión o tejiendo una pulsera, pero nunca aparece de forma espontánea estudiando las materias que, en los exámenes de ingreso a la educación superior, van a decidir ese futuro que tanto desea. La idea de verse a sí misma como estudiante está tan ausente que cuando evoca imágenes de un posible futuro se imagina como profesional y nunca dentro del espacio universitario. Por lo tanto, una conclusión es que el estudio no forma parte del proyecto de los jóvenes cubanos en la actualidad, incluso, de los que se ven avocados a elegir una carrera universitaria para transformarse en profesionales.

Esta idea me lleva a mi segunda impresión, que se inclina a localizar el origen de esa apatía. La institución que fomenta en Cecilia este deseo de devenir profesional no es la escuela, sino la familia. Aunque sé de las dificultades productivas y los impedimentos burocráticos de filmar el momento de una clase al interior de un aula, el documental logra con éxito transmitir un sentimiento de falla en este espacio escolar. Ni siquiera la escena del desfile de la comparsa o del club nocturno logran una idea tan intensa de carnaval como ese fragmento de vida en un aula de escuela secundaria que se inserta en el filme. Pareciera que el verdadero espacio de subversión ya no es la calle, como aseguraba Mijaíl Bajtín, sino el salón de clases. Por el contrario, el espacio de la familia (con la madre y el hermano en la casa, o los encuentros con la abuela) expresan el sentimiento de armonía y estabilidad que falta en las escuelas.

Sin embargo, el documental está bien lejos de manejar algún esencialismo ante la vida de un adolescente cubano. Desde el principio deja bien claro que se trata de una exploración en un caso particular y concreto, que no debe someterse a extrapolaciones. Eso nos evita la tentación de crear generalizaciones sobre los entornos familiares, escolares o la propia esfera juvenil habanera en la que está volcada la historia. De hecho, el caso de Cecilia desmiente la aseveración de que las familias que carecen de figura paterna tienden a ser disfuncionales. El espacio de la casa es tierno sin dejar de ser severo, y Cecilia disfruta de una libertad que no contradice la relación cordial que mantiene con su madre.

Finalmente, el documental hace énfasis en dos tipos de archivos. El primero, la historia oficial de la Isla, que se antoja mecánica, improductiva y solo sirve para mejorar el puntaje en el escalafón académico de Cecilia; el segundo, la historia personal que Claudia le ha legado a su hija en un diario, donde plasma las contradicciones y desafíos de ser madre en un mundo que va rumbo a su propia destrucción. El lugar de la adolescente en este terrible mundo va a depender de la fluctuación entre esos dos archivos.

Añadir nuevo comentario

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.