Skip to main content

Por Cuba y Martí, La Muestra

Por: Muestra Joven
Sun, 04/01/2018 - 22:34

No se puede desdibujar el rostro de un proyecto noble, que sabe de sus raíces y horizonte, por ser fiel a su espíritu inclusivo fundacional, a una misión cultural sostenida hasta las últimas consecuencias en medio de complejas circunstancias, frente a las cuales ha reafirmado su valía perfectible. En ese espíritu, por supuesto, está Martí, el de los buenos, el de corbata siempre negra que se negó al reposo por edificar un proyecto común “con todos y para el bien de todos”, más allá de puntuales diferencias.

La Muestra Joven ICAIC ha sido siempre un espacio de acogida para obras y autores cubanos venidos de todas partes, con muy diversos credos estéticos. Autores en proceso de maduración humana y artística. Obras, por tanto, arriesgadas, plenas de experimentación, incluso incómodas, necesitadas de dialogar con ese público que, de otro modo, quedaría ajeno al cine de vanguardia que se hace hoy en el país.

Sin ese diálogo que la Muestra propone y multiplica, el fruto de nuestros jóvenes cineastas tardaría más en crecer, o se perdería irremediablemente. Pocos eventos de su tipo en Cuba hacen del análisis de los filmes un verdadero culto, a partir de una propuesta curatorial rigurosa y transparente. “Moviendo ideas” –espacio para el debate de obras en presencia de sus creadores y especialistas de prestigio– y Bisiesto –publicación donde decenas de autores reflexionan detenidamente sobre las obras y voz impresa de los realizadores mismos–, son una prueba irrefutable de tal vocación dialógica.

Con igual propósito, el evento reserva espacio para presentar largometrajes en construcción que en un acto de humilidad y confianza los autores, en tanda única, ponen a disposición de un público amplio del que luego se retroalimentan para ajustar aspectos artísticos y técnicos antes de concluir la posproducción. Filmes en proceso como Suite Habana (Fernando Pérez), Irremediablemente juntos (Jorge Luis Sánchez) y Fábula (Lester Hamlet), se han beneficiado de esta oportunidad.

De un extremo a otro de la isla y más allá, la Muestra ejerce su influjo en realizadores que hallan en su seno un destino ideal para sus propuestas, un medidor de sus reales alcances. Y nada mejor, para medir y equilibrar, que el diálogo, la confrontación de criterios en un clima de respeto y apertura verdaderos. La Muestra ha intentado ser para ellos casa y escuela donde poder exponerse a la mirada plural de públicos y autores de generaciones anteriores. Nada más natural.

No hay mejor manera de predicar que hacer, he aquí un precepto martiano al que nos consagramos desde hace 17 años. La Junta directiva y el equipo organizador de la Muestra, sabiéndose parte del ICAIC de Titón, Solás, Santiago Álvarez, Guillén Landrián, Sara Gómez, Juan Padrón y Fernando Pérez, sostienen su compromiso con la cultura cubana, con el arte y quienes lo generan, con ese debate de ideas abierto, reponsable y desprejuiciado que en el Héroe Nacional de los cubanos, nuestro joven Pepe, fuera un valor irrenunciable.  

Add new comment

Plain text

  • No HTML tags allowed.
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.